Prufrock Coffee: en la meca europea del té también se bebe el mejor café

Share

Image courtesy of Prufrock Coffee

Sabemos lo que estáis pensando: en Londres se bebe té. Efectivamente, la hora del té no podría ser más británica (con scones y sándwiches de pepino, por favor), pero queremos empezar nuestra andadura en Café de viernes rompiendo un tabú y demostrando que se puede encontrar café de calidad incluso en territorio dominado por el eterno rival.

Guiados por el negro aroma, nos hemos alejado del bullicioso Picadilly hasta llegar a Prufrock Coffee, en el 23 de Leather Lane (a solo 15 minutos a pie de la catedral de St. Paul, ¡considerad visitarla al salir!). Gwilym Davies, campeón del mundo de baristas, y Jeremy Challender, juez principal de dicha competición en Reino Unido, fundaron Prufrock en 2011 en el espacio que ocupaba una antigua librería victoriana: más de 600 metros cuadrados repartidos en dos plantas.

Decir que se toman el café en serio es quedarse corto: su cafetería es una representante de lo que se conoce como “tercera ola”, que consiste en llevar la experiencia de tomar café a un nuevo nivel teniendo en cuenta el tipo de tueste, la procedencia del grano, el ambiente donde se toma… Dicho en otras palabras, es el lugar ideal para los amantes del café que se fijan en cada detalle. Si la pasión os lleva más allá, sabed que en la planta inferior dan clases y cursos que van de lo introductorio a proporcionar herramientas para convertirse en barista profesional o dominar técnicas para elaborar el café. ¡Reservad porque se agotan pronto!

Ahora que la parte técnica está clara, vayamos al grano (nunca mejor dicho): el café de Prufrock está buenísimo. Nos podemos tomar un espresso por poco más de 2 libras; a partir de ahí, tienen especialidades de diferentes países. Además de los clásicos, los más atrevidos podéis probar alguno de los cafés invitados que están de paso por su carta. Si el idioma es un problema, os proponemos que señaléis al azar con gesto grave, como si supierais lo que hacéis: todos los cafés parecen ser deliciosos, así que pedid sin preocuparos.

Ah, y si os entra hambre, damos fe de que el aguacate servido en tostada está la mar de rico (lo demás también tenía un aspecto apetitoso). En cualquier caso, si el café no es lo vuestro pero os encontráis ahí por casualidades de la vida, sirven varios tipos de tés, zumos y bebidas (nos sorprendió que tuvieran Vichy Catalán).

La experiencia en conjunto fue tan buena que, aunque íbamos a Londres por una reunión, durante la comida surgió la idea para esta sección. A partir de ahora será imposible que veamos tazas azules y grandes columnas rojas sin pensar en el Prufrock Coffee. Dicen que los fines de semana está abarrotado y que si Prufrock muere será de éxito… no lo hemos comprobado pero nos los creemos.

Como curiosidad, os enlazamos uno de los muchos eventos que organiza Prufrock: los “Latte Art Competition”. Así es, a esos dibujillos que a veces nos hacen con la crema del café se los conoce como “Latte Art” y… ¡hasta se hacen competiciones con ellos! La de cosas que vais a aprender con este blog… 😉

Más información en: Sitio web oficial de Prufrock Coffee

* Café de viernes no se hace responsable de las opiniones, ideas y comentarios vertidas en este u otros artículos.

(Leído 124 veces.)
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.